El social media marketing ha irrumpido como un elefante en una cacharrería en la galaxia marketera y ha redefinido lo que es el éxito (y lo que no) en esta disciplina.

Sin embargo, la disrupción que vive actualmente en sus propias carnes el marketing tiene que ver más con los millennials que con la que se ha convertido en la segunda casa de los más jóvenes: la Web Social. Así lo concluye al menos un reciente estudio de la empresa de software Magisto.

Los miembros de la Generación del Milenio son quienes, con su hambre de innovación, están lavando la cara al marketing dentro de las empresas. En las cerca de 500 pymes puestas bajo la lupa en su informe por Magisto los millennials destinan el 58% de su presupuesto a los nuevos medios digitales. Este porcentaje se reduce, sin embargo, al 14% en el caso de los “baby boomers”.

De manera similar, el 41% de los millennials confiesa destinar la mayor parte del presupuesto que obra en su poder al mobile marketing, una proporción que se desploma hasta el 10% en el caso de los “baby boomers”.

Los millennials no tienen sólo muchísimo “feeling” con el mobile marketing sino también con el social media marketing, que se está haciendo fuerte en las empresas en gran parte gracias a ellos.

El 44% de las pymes consultadas en su estudio por Magisto confía en la publicidad en los social media para dar fuelle al “brand awareness”. Sin embargo, si distinguimos entre millennials y “baby boomers”, los primeros (68%) dan a las redes sociales bastante más crédito que los segundos (27%) en términos de “brand awareness”.

Cabe destacar, por otra parte, que el 41% de las pymes confía también en la publicidad en los social media a la hora de generar ingresos, y en este apartado los porcentajes están una vez más polarizados entre los millennials (60%) y los “baby boomers” (27%).

Está claro, a la luz de los resultados arrojados por el informe de Magisto, que los millennials están (marketeramente hablando) varios pasos por delante de los “baby boomers” y que son ellos los que están trazando el futuro del marketing (y por ende, transformándolo).